Santoña – Meruelo. 21,280 km.

Laredo, desde la ruta del Faro del Caballo, Santoña. Foto JL Diez.

Esta etapa empieza en Santoña y la anterior, de este mismo blog, acababa en Laredo. La conexión entre el final de la etapa anterior, Guriezo – Laredo y el principio de esta, se hace recorriendo la playa de Laredo, o las calles paralelas a la playa, desde el núcleo antiguo de Laredo hasta el Puntal, extremo de la playa que mira a Santoña. En el Puntal hay un barco que hace el recorrido por mar, unos 500 metros, hasta Santoña.

A las 09:30 salimos de la Iglesia de Santa María del Puerto, en la calle O’Donnell de Santoña y seguimos la calle Monte hasta enfilar la ruta del Faro del Caballo. Dejando atrás las vistas sobre el Puntal y la playa de Laredo, llegamos a las 10:42 al mirador sobre el Faro del Caballo. Seguimos ruta y a las 11:30 llegamos a la playa de Berria. Descanso de 20 minutos para almorzar, cerca de la Batería de la Cueva, entre el Penal del Dueso y la playa. Seguimos en paralelo a la playa de Berria y pasamos hasta la playa de Trengandín de Noja. Recorremos toda la playa de Trengandín y a las 14:00 estamos en el llamado Puente Romano, en realidad de época medieval, de Noja. Atravesamos Noja, pasando por la iglesia de San Pedro y seguimos camino hacia Meruelo, donde llegamos sobre las 16:00.

Ver la ruta en wikiloc.

Ver fotos en Google.

Guriezo – Laredo. 16 km

Laredo. Foto JL. Diez.

Hemos salido de El Puente, Guriezo, a las 08:40 y pasado por la Magdalena a las 09:05. Empieza una subida pronunciada por una bonita zona boscosa de unos 3 km. Casi en la cima, a unos 200 m del Camino se encuentra la ermita de San Mamés, en Lugarejos. Después el Camino desciende hasta cruzar por debajo de la autopista del Cantábrico, A-8 y llega a Liendo. Almorzamos de bocadillos en la plaza del Ayuntamiento de Liendo entre las 11:00 y las 11:20 y continuamos ruta. Se sale de Liendo por una carretera asfaltada, estrecha y de poca circulación, hasta llegar a la N-634, que se sigue por el arcén durante 1 km. Después la flecha amarilla indica la salida de la carretera para tomar el camino de Tarrueza. La iglesia se puede visitar pidiendo la llave en una casa al pié del Camino. 2 km después de Tarrueza estamos a la vista de Laredo, pasamos por un puente por encima de la autopista A-8 y cruzamos a continuación la carretera N-634. Seguimos y volvemos a cruzar la N-634, para entrar en Laredo por la puerta de Bilbao. En la calle San Francisco, 13, a la izquierda de la puerta, está el restaurante Cantabria, donde llegamos a las 13:00 para comer. Recomendable por la calidad, el precio ajustado y la atención recibida.

Ver la ruta en wikiloc

Ver fotos en Google

Castro Urdiales – Guriezo. 18,860 km

Hemos empezado a caminar a las 9:30, partiendo de la Ronda San Francisco de Castro Urdiales. Hemos recorrido el paseo de la playa de Ostende y luego, por la Subida de Campijo, al lado de la plaza de toros, hemos pasado por debajo de la autovía y seguido por el camping, Allendelagua y la iglesia de San Marcos. El Camino va después paralelo a la autovía y después de cruzarla de nuevo se llega a Cerdigo, donde está la iglesia de San Juan Evangelista. Hasta Islares se sigue por la costa, siendo el tramo más bonito. En Islares se pasa por la iglesia y se sigue hasta la playa de Las Arenillas. Entre Islares y el Pontarrón, 2,2 km, el Camino va por la carretera N-634, por el arcén, que en algunos tramos casi ni existe. Pasa después por Nocina y un nuevo tramo de 1,1 km por la carretera CA-151, esta vez por un carril para peatones. Al llegar a Rioseco, el Camino (flechas amarillas) va por el barrio de Pomar hasta la imponente iglesia de San Vicente de la Maza, 1 km. Se puede llegar igualmente a la iglesia por un trayecto más corto, 0,5 km, siguiendo un poco más la carretera CA-151. Después se sigue hasta la ermita de San Blas y el cruce con la carretera CA-520 hacia La Magdalena, barrio de Guriezo. En este cruce, a las 14:00, en vez de hacia La Magdalena, donde dirige el Camino, hemos seguido hasta el Puente, otro barrio de Guriezo, donde se puede comer magníficamente por un precio ajustado en alguno de los restaurantes como Neno, Casa Angulo o Juanchu.

Ver la ruta en wikiloc

Ver Fotos en Google.

Arca (Rúa) – Santiago. 21,340 km.

Monumento conmemorativo de la visita de Juan Pablo II a Santiago en 1982.

Monumento conmemorativo de la visita de Juan Pablo II a Santiago en 1982.

Martes 6 de mayo.
Desayunamos en el hotel. Buen bufet a 6,5 € por persona. Salimos a las 08:10. Ángela va mejor que ayer y dispuesta a caminar hasta el final. Pensábamos ver la iglesia de Santa Eulalia en Pedrouzo, pero el Camino no pasa por la iglesia y no la hemos visto.
El tramo de Pedrouzo hasta Labacolla es largo, 10 km y en subida casi todo el tiempo. Se pasa al lado de las pistas del aeropuerto, que se ve en en parte.
Seguimos subiendo un poco más hasta San Marcos y 1 km más adelante llegamos hasta el Monte do Gozo, que tiene un monumento dedicado a la visita de Juan Pablo II a Santiago en 1982. A partir de aquí, vamos descendiendo y empezamos a ver las primeras casas de Santiago. Seguimos un rato la calle San Pedro, que está cortada al tráfico por obras hasta llegar al centro de Santiago y a la plaza del Obradoiro, a la catedral. Tiene un inmenso andamio en una de las torres, que hace desmerecer las fotos.
Buscamos la Rúa do Vilar, donde está la Oficina del Peregrino y la Oficina de Turismo. En la del Peregrino hay cola y decidimos seguir hasta la oficina de Turismo, donde obtenemos un práctico mapa de Santiago. Vamos al hotel Gelmírez, donde tenemos alojamiento, a descargar.
Salimos a comer. Buscamos la taberna “El Gato Negro”, que ya conocíamos, recomendada por el guía de la ciudad en la visita que hicimos hace unos cuantos años. La encontramos en la Rúa da Raiña, s/n y comemos de tapas, muy bien. Hay algún peregrino y gente del lugar. Volvemos a la Oficina del Peregrino a sellar las credenciales y a obtener la Compostela. Bueno, no exactamente la Compostela, sino un certificado de la catedral, ya que declaramos que hemos hecho el Camino por motivos culturales /deportivos, no religiosos. Visitamos después la catedral, sin dar el abrazo al Santo, que ya lo hicimos también hace años. La catedral es grandiosa, alta, nos parece enorme, con el botafumeiro en medio. Tenemos un recuerdo para Dionisio, el amable lugareño de Peruscallo y su mujer Castora. El Pórtico de la Gloria del maestro Mateo tiene un andamio delante y no se puede ver en todo su esplendor, pero aún así hay visitantes observando los detalles.
Seguimos dando vueltas por Santiago y volvemos al hotel. Cenamos en la Cafetería del hotel, un bufet muy bien surtido, a 15 €, porqué no queremos dar más vueltas.

Nuestras referencias
Bar O Gato Negro, Rúa de la Raiña, s/n, Santiago de Compostela.
Hotel Gelmírez, c/ Hórreo, 92, Santiago de Compostela.

Ver recorrido (Google Earth)
Ver perfil (Garmin)

Ver fotos de la jornada

 

 

Melide – Arca (Rúa). 33,020 km.

L14052727p_600Lunes 5 de mayo.
Desayunamos en el hotel Carlos 69, junto con una veintena de peregrinos madrugadores y salimos a las 08:08. Es una etapa que aparentemente tiene solo dos zonas de bajada y subida pronunciadas, entre Boente y Castañeda y entre Castañeda y Arzúa, pero todo el resto del camino es una sucesión de subidas y bajadas poco pronunciadas, con lo que al ser una etapa larga se hace cansada.
Hemos hecho un descanso en Arzúa, comiendo unos melindres comprados ayer en Melide. Ángela ha comprado nueva protección para el talón en una farmacia.
Teníamos previsto comer en el Mesón A Esquipa, que está a pie de carretera al entrar en Salceda, pero resulta que cierra los lunes. A cambio, un bar situado 200 m antes, Casqueiro 2, a la izquierda de la carretera, nos ha proporcionado unos bocadillos calientes y un rato de conversación. Puede ser una buena alternativa para los lunes.
Después de comer hemos hecho el tramo hasta Santa Irene y Arca (Rúa). La pila del Garmin se ha agotado 500 m antes del final, por lo que al recorrido registrado le he sumado 500 m.
Nos hemos quedado en el hotel O Pino de Arca y hemos descansado el resto de la tarde. El núcleo poblado más próximo es Pedrouzo, a unos 2,5 km, con la iglesia de Santa Eulalia, que veremos mañana de salida. Cena en el hotel, junto con unas 20 personas, probablemente todas peregrinos. Menú y carta interesante y a buen precio.

Nuestras referencias
Pensión Bar Cafetería Casqueiro 2, Salceda
Hotel O Pino,  A Rúa, 9, Arca – 15821 O Pino – (A Coruña)

Ver recorrido (Google Earth)
Ver perfil (Garmin)

Ver fotos de la jornada

Ligonde (Eirexe) – Melide. 21,830 km.

Iglesia de San Pedro. Melide.

Campanario de la Iglesia de San Pedro. Melide.

Domingo 4 de mayo.
Nos levantamos a las 07:00 y salimos a las 08:00 del hotel. El dueño de la Cantina do Marco nos espera puntualmente y nos lleva hasta Eireche en 10 minutos de coche. Desayunamos en el mismo bar de la tarde anterior. El chico que atiende el bar está aún limpiando las mesas de la noche anterior.
Seguimos Camino. Al pasar por la iglesia de San Tirso, en Palas de Rei, se oye música. Hemos entrado a sellar la credencial y vemos un cura que ha puesto la música (Luz Casal, Siboney), sella la credencial y pide la voluntad y que se anote el nombre y el lugar de procedencia. Comenta que ha observado que cuando va una pareja, si escribe el hombre primero, pone los datos de los dos y si escribe primero la mujer, pone solo sus datos. En todo caso, nos ha parecido que es una alegre manera (la música) de procurar un servicio al peregrino y al mismo tiempo recoger un poco de dinero.
A la salida de Palas de Rei encontramos unos peregrinos, dos hombres y una mujer, que van con dos perros. Nos interesamos por como lo hacen para alojarse con los perros. Dicen que hay webs que indican los alojamientos en los que admiten perros en la propia habitación y que se adaptan a ellos. Cerca ya de Melide pasamos por un polígono industrial, para llegar después a Furelos y pasar el río del mismo nombre por un bonito puente (romano, medieval?). Entramos en Melide siguiendo una calle paralela a la carretera de entrada y enseguida vemos una indicación del hotel Carlos 96.
En la recepción del hotel nos indican donde están los puntos de interés, iglesias, el cruceiro más antiguo de Galicia y dos o tres pulperías de renombre.
Salimos a comer a la pulpería A Garnacha, llena de gente, del pueblo y de peregrinos, pero en la que encontramos sitio. El sistema de mesas largas en las que se va sentando la gente aunque no se conozcan, facilita el acomodo. Hay una camarera que va corriendo entre las mesas, tomando las comandas y sirviendo, todo a la vez. Parece tenerlo todo bajo control, pero desconcierta un poco. La  comida es buena y el precio ajustado. Volvemos al hotel.
Damos una vuelta a ver las iglesias y el cruceiro y a comprar unos melindres, especialidad del pueblo. Cenamos en el hotel, junto a otros muchos peregrinos. Sirven raciones muy abundantes. Un oriental (coreano, tal vez) no se atreve a servirse la sopa de la cazuela que le deja en la mesa y no come nada hasta que llega la camarera y le llena el plato.

Nuestras referencias
Pulpería A Garnacha, Rúa Vieja de Santiago, 15800, Melide.
Hotel Carlos 96, Avda. Lugo, 119, Melide.

Ver recorrido (Google Earth)
Ver perfil (Garmin)

Ver fotos de la jornada

Barbadelo – Ligonde (Eirexe). 35,590 km.

Portomarín

Portomarín

Sábado 3 de mayo.
Desayunamos en el albergue. Café o te y tostadas con aceite. Esta es la etapa más larga, de 34 km según Mundicamino. Empezamos a buen paso. Mundicamino avisa de la cantidad de caminos que hay y que se debe ir siguiendo las señales con mucha atención. Llevamos mapas Google detallados y no hay dificultad en seguir la ruta.
Encontramos a la pareja de madrileños de Triacastela, que van hasta Portomarín. Seguirán camino hasta el lunes y volverán el mismo lunes a Madrid. También encontramos, caminando en sentido inverso, a la “sordomuda” del día 1 de mayo, acompañada por otra mujer. Advertimos a los madrileños que las dos mujeres tal vez van al “descuido”.
En Peruscallo, K 102,6 del Camino, Dionisio nos saluda en la carretera, nos desea Buen Camino y nos da una nuez a cada uno, para que recemos por él y su mujer, Castora, cuando lleguemos a Santiago. Nos comemos las nueces, que estaban bien buenas.
Portomarín está a orillas del Miño, en un especie de embalse. Hay una fuerte bajada para llegar y a la salida una fuerte subida. Damos una vuelta por la población y llegamos hasta la iglesia, con forma cuadrada, que no nos gusta demasiado. Parece que el pueblo fue reconstruido en el lugar actual cuando hicieron el embalse.
Paramos a comer sobre las 14:00 en Gonzar en “El Descanso del Peregrino”. Según Mundicamino tenían solo bocadillos, pero no, tienen también menú, bueno y servido rápidamente.
Reanudamos el camino después de comer, pasamos Ligonde y llegamos a Eireche sobre las 17:00, al Albergue donde nos tienen que recoger. Llamo por teléfono a la Cantina do Marco y esperamos en el bar de delante del Albergue tomando una cerveza. En menos de 10 minutos nos recogen.
Se ha acabado la pila del Garmin, unos 2 km antes de llegar a Eirexe. Así que al recorrido registrado le he sumado 2 km.
La Cantina do Marco es un restaurante de carretera, está en un cruce de la carretera N-547, que tiene habitaciones. Descansamos por la tarde. Bajamos a cenar sobre las 08:30. Nos dan caldo gallego, ensalada y una ración de “troitas”, truchas, 4 o 5 por cabeza. Buena cena. A las 21:30, cuando acabamos, todavía no han llegado los comensales que esperan para cenar. En la habitación se oye un poco el ruido de platos y el extractor de la cocina, pero dormimos bien.

Nuestras referencias:
Bar “El descanso del peregrino”. Gonzar
Cantina do Marco, Ligonde (Eirexe)

Ver recorrido (Google Earth)
Ver perfil (Garmin)

Ver fotos de la jornada

Triacastela – Barbadelo. 28,610 km.

Monasterio de Samos

Monasterio de Samos

Viernes 2 de mayo.
Desayunamos en el Hostal Fernández y salimos sobre las 08:15. El Camino va muy cerca de la carretera hasta Samos, que está a unos 10 km, siguiendo el curso del río Oribio. La vista del monasterio, desde un punto del Camino que se encuentra en alto, es espectacular. Entramos en el monasterio a las 10:15 y en la portería hay un cartel que dice que en 20 minutos, más o menos, empieza la visita. Pasadas las 11:00, llega la guía. Lamentablemente no tienen un horario de visita que permita hacerla a una hora concreta. Por ahora, solo se puede llegar y esperar a que comience.
Habitan el monasterio los benedictinos. La guía nos enseña dos claustros y galerías con pinturas modernas. Algunas de las pinturas tienen perspectiva cilíndrica de forma que cuando te desplazas las figuras parece que te siguen con la vista. Acabamos la visita a las 12:00.
Tomamos unas barras energéticas y seguimos el Camino. De Teiguín a Sarria hay 9,5 km, que se pueden hacer por la carretera o por caminos, que son los que indican las flechas amarillas para los caminantes. Seguimos las flechas y llegamos a Sarria. Se han hecho las 15:00, hemos intentado comer en un albergue, pero solo dan cenas y nos han indicado que un poco más allá, en un camping, podremos comer. El camping tiene un restaurante, el Vila de Sarria, donde comemos. Por la tarde continuamos hasta Barbadelo, donde tenemos reservado el alojamiento. Casa Barbadelo es un albergue grande, con habitaciones dobles, piscina, comedor. Las habitaciones son grandes. Descansamos y cenamos en el albergue. Bien.

Nuestras referencias:

Monasterio de Samos
Camping Restaurante Vila de Sarria
Casa Barbadelo

Ver recorrido (Google Earth)
Ver perfil Garmin

Ver fotos de la jornada

Las Herrerías – Triacastela. 29,940 km.

L14052331p_600

O Cebreiro

Jueves 1 de mayo.
Desayunamos en el hotel. Salimos a las 8:25. Tenemos una de las rutas difíciles: 28,9 km previstos, 8 km de subida fuerte hasta O Cebreiro, unos km de pequeñas subidas y bajadas, algunas muy pronunciadas como la del Alto do Poio y una relativamente fuerte bajada final hasta Triacastela. Subimos a buen ritmo, 4 km/h, siguiendo un buen trozo el río Valcarce hasta que desaparece y luego hasta O Cebreiro, donde hay mucha gente. Acaba de llegar un autocar con gente que empieza el Camino y quiere su credencial, con lo que tenemos que hacer 10 minutos de cola para sellar las nuestras. El paisaje de la subida es espectacular, con los tonos violeta del brezo destacándose en las laderas. Después de O Cebreiro, que ya es Galicia, el paisaje cambia del todo, se hace más verde, con diferentes tonalidades y con suaves altibajos.
Hacemos una parada poco antes de las 12:00, k. 13,9, para tomar unas barritas energéticas en Hospital de la Condesa. Decidimos llegar hasta Triacastela a comer, aunque sea cerca de las 3:00, como finalmente resulta. Vamos a buen ritmo durante la bajada desde Alto do Poio.
En Triacastela, vamos a comer al Hostal Fernández, donde tenemos reservada habitación. Hay bastante gente. Algunos han llegado en autocar desde Madrid hasta O Cebreiro y han hecho su primera etapa hasta Triacastela.
Damos una vuelta por el pueblo, visitando la iglesia románica. Nos acercamos al río, donde nos llama la atención un molino y entablamos conversación con el propietario, que nos lo enseña. Es un molino de grano, con dos ruedas de eje vertical, que conserva en funcionamiento. Antiguamente había producido electricidad. Como curiosidad, el propietario fué actor y en el 1991, hizo el Camino desde Roncesvalles hasta Santiago acompañando a Shirley Maclaine, que escribió el libro “The Camino. A Journey of the Spirit”. Hay traducción al español: “El Camino: un viaje espiritual”.

Nuestras referencias:
Hostal Fernández
Molino hidráulico de Triacastela

Ver recorrido (Google Earth)
Ver perfil (Garmin)

Ver fotos de la jornada

Villafranca del Bierzo – Las Herrerías, 20,7 km.

L14042270_600

Portela de Valcarce

Miércoles 30 de abril.
Salimos sobre las 8:40. Todo el camino va subiendo ligeramente, casi todo al lado de la carretera N-VI. De hecho vamos por la misma carretera pero por una senda separada de los coches por un murete de hormigón. Vamos siguiendo el curso del río Valcarce y como casi no pasan coches, la ruta se hace agradable.
Paramos a hacer un descanso a medio camino, en una gasolinera de la N-VI, justo antes de Portela de Valcarce. Compramos fruta para almorzar.
En Vega de Valcarce, que es un pueblo que es extiende a lo largo de unos cuantos kilómetros de la N-VI-A, por la que vamos pasando, llama la atención los elevadísimos puentes por los que transcurren la N-VI y la A6 y que causan un gran impacto visual (Ver fotos).
Llegamos al hotel rural “El capricho de Josana” sobre las 13:15. Comemos en el hotel.
Aprovechamos para lavar la ropa. No tienen servicio de lavandería, pero nos hacen una lavadora y podemos secar la ropa al aire.
Damos una vuelta por el pueblo. Hay un pequeño puente romano que salva el río Valcarce, que discurre a todo lo largo del pueblo. Cenamos en el restaurante del hotel, ensalada y fruta.

Nuestras referencias:
El capricho de Josana

Ver recorrido (Google Earth)
Ver perfil (Garmin)

Ver fotos de la jornada